HOLOCAUSTO-CAMPOS DE CONCENTRACIÓN
EXPERIMENTOS
     
     
 
Las bestias tienen nombre: matrimonio Koch
 
     
 

Karl Koch nació en Darmstadt, Alemania en 1897. A comienzos del siglo XX se desempeño como empleado de banco. Esta experiencia y su codiciosa personalidad, influyeron en lo que mas adelante serían los acontecimientos al termino de su vida, al estallido de la primera guerra mundial se unió al ejército alemán.

Fue capturado por el ejército británico, el cual lo mantuvo como prisionero de guerra, hasta el mes de octubre de 1919.

Durante la Alemania de posguerra, Koch fue absorbido por la vorágine del movimiento nazi y se sumó al NSDAP en 1930.

Más tarde, en 1934, se convirtió en miembro de la SS, donde fue escalando posiciones y se convirtió en un funcionario de alto nivel en el campo de concentración de Lichtenburg, ubicado cerca de Wittenberg. Junto con Sachsenburg, fue uno de los primeros campos en ser construido por los nazis.

 

Karl Koch y su esposa Ilse, fotografiados con sus inocentes hijos en la época en que dirigían aquel terrible campo de concentración de Buchenwald, que habría de pasar a la historia como una factoría dedicada a la fabricación de guantes, lámparas y forros para Biblia con la piel humana de sus víctimas.
 
 
 

Dos años más tarde, se convirtió en el comandante del campo de concentración de Sachsenhausen, campo donde conoció a su futura segunda esposa, Ilse Koch, quien desempeñaba su trabajo en el campo como una de las guardias femeninas.

Ilse nació en Dresde, Alemania en 1906.

Su profesión inicial fue la de secretaria, se sumó al partido nazi en 1932. En mayo de 1937, se casó finalmente con el jefe del campo de concentración de Sachsenhausen (Karl Koch), en ese mismo año, el matrimonio se muda a un nuevo campo, Buchenwald, en donde Karl Koch seria asignado como primer comandante del campo e Ilse, una SS-Aufseherin supervisora en el mismo.

Karl Otto Koch, ya como coronel alemán de la Schutzstaffel (SS), y primer comandante de Buchenwald, cargo que desempeño de 1937 a 1941, junto a su esposa Ilse Koch, pasarían a ser tristemente recordados como figuras celebres del lado mas macabro e inhumano que enmarco el fenómeno nazi, los Koch perdieron todo el sentido como seres humanos, convirtiéndose en seres llenos de un odio racial prácticamente demencial y un claro desprecio por la vida humana, exponiendo el otro lado del antisemitismo y llevándolo a niveles de extrema crueldad.

 
     
 

Los Koch Coleccionistas de Piel Humana

 
     
 

Karl Koch e Ilse Koch, en Buchenwald empezaron a desarrollar una afición a confeccionar y coleccionar objetos realizados con piel humana como por ejemplo sus lámparas hechas con huesos humanos y piel o también el bolso de piel de Ilse, otros oficiales de las SS se empezaron a contagiar de esta afición en el campo. Brutales y carentes de humanidad sobresalieron las mujeres SS, unas 22 en total formaban parte del personal femenino del campo a cargo de Ilse Koch.

Ilse Koch se ganaría los apodos de La Bruja de Buchenwald y La Zorra de Buchenwald. Una de su aficiones era bañarse con vino de madeira vertido en la bañera.


Ilse Koch, fotografiada con su esposo en Buchenwald mientras descansaba de sus interminables orgías sexuales y de su concienzuda tarea exterminadora.
 
 
 

Extracto de "Los Primeros Años del Campo", por Fritz Mannchen, Dresde:

...un domingo de febrero de 1938, los prisioneros tuvieron que permanecer en pie desnudos en la plaza durante tres horas, mientras hombres de las SS examinaban su ropa. Durante ese tiempo, la esposa del asesino masivo Koch y las de otros cuatro oficiales de las SS, estuvieron ante la valla de alambre de espino, mirando lascivamente a los prisioneros desnudos.

El Mayor SS Dr. Erich Wagner a cargo de la enfermería del campo, escribió una disertación médica sobre los tatuajes, hizo que se buscara por todo el campo a gente tatuada e hizo que los fotografiaran.

Después, el Comandante Koch y su esposa Ilse, seleccionaban según lo vistosos que fueran sus tatuajes, y se les enviaba a la enfermería. Poco después empezaron a aparecer las mejores piezas de piel tatuada en el departamento de patología, donde eran preparadas y se mostraban como tesoros a los oficiales de las SS que acudían de visita.

Koch tenía una lámpara de mesa 'artística' hecha por él mismo con huesosy piel humanos. Cientos de piezas de piel humana preparada, fueron enviadas a Berlín por orden del doctor jefe de los campos de concentración, el Coronel de las SS Dr. Lolling. Pero no solo se practicó experimentos con la piel, también se disecaban y reducían cráneos.

Según registros de la enfermería del campo se produjeron 33.462 asesinatos de prisioneros, solo en el recinto sanitario, sin contar con las victimas de los distintos experimentos y atrocidades que se realizaban con los cuerpos así como los prisioneros de guerra soviéticos asesinados hasta 1945.

En el lapso en el cual fue comandante del campo Karl Koch, 5.348 personas murieron en el mismo:

 
 
1937:
48
1938:
771
1939:
1.235
1940:
1.772
1941:
1.522
 
     
 
La colección Koch
 
     
 
 
     
 
 
 
Piel tatuada para hacer lámparas
 
 
El destino de los Koch
 
     
 
Ilse Koch
 
     
 

Según The Buchenwald Report, Karl Koch fue detenido, en agosto de 1943, por la GESTAPO por falsificación, malversación de fondos, mala administración e insubordinación.

El fiscal fue el juez SS Konrad Morgen. Después de una investigación el juicio determinaría además que, Koch había ordenado la muerte de Walter Krämer y su asistente médico Peix, a fin de impedir la difusión del hecho de que había contraído sífilis.

Koch fue condenado a muerte y ejecutado por un pelotón de fusilamiento el 5 de abril de 1945.

 
     
 

Ilse Koch, conocida en la prensa como 'la Zorra de Buchenwald,' fue juzgada en el juicio a los guardias del campo de Buchenwald.

Su colección de piel humana y tatuajes tuvo una gran publicidad.

Se la sentenció a cadena perpetua, pero esta condena fue reducida a cuatro años. Esto causó furia entre la gente, y un comité del Senado de Estados Unidos, realizó una investigación en 1948 dirigida por Homer Ferguson, de Michigan.

Ilse Koch salió de prisión en 1949, las autoridades alemanas la volvieron a arrestar, fue juzgada de nuevo y se la sentenció a cadena perpetua.

Se suicidó en la prisión de Aichach, Baviera, en 1967.

(NA, RG 338, caso 000-50-9, caja 426, 'Revisión', 62-65, 94-95; Frank M. Buscher, The U.S. War Crimes Trial Program in Germany, 1946-1955, (Nueva York: Greenwood, 1989), 54-55; Louis L. Snyder, Encyclopedia of the Third Reich (New York: McGraw-Hill, 1976), 198).

 
 
———————————————————————————————————————————————————————
 
 

Marlon Silva Delfino (von Neurath)
Publicación Original: forosegundaguerra